La cara oculta de Shakespeare

shakespeare
William Shakespeare

La imagen de William Shakespeare resulta intocable desde el punto de vista literario. Pero su vida y su obra están tan llenas de lagunas y contradicciones que algunos de los datos obtenidos por sus biógrafos envuelven en la confusión a los más fervientes admiradores del dramaturgo inglés, incluyendo a mi colega, profesor Conejero, quien, en su columna habitual del diario valenciano Las Provincias, deslizó una breve referencia a Shakespeare o quienquiera que fuera el autor de sus obras.

Pero ¿es posible dudar de que Shakespeare existió? ¿Se puede pensar, después de tantos años, que William Shakespeare fue un personaje sin relación alguna con  el verdadero William Shakespeare?

El escritor y periodista norteamericano Samuel L. Clemens -Mark Twain- publicó en 1909 un librito de 150 páginas (Is Shakespeare Dead?), lleno de humor, recogiendo las corrientes de su época que ponían en cuarentena la autoría de las obras del dramaturgo inglés. Decía, ente otras cosas:

¿No es extraño, cuando se piensa en ello, que se puedan enumerar todos los célebres ingleses, irlandeses y escoceses de los tiempos modernos, hasta más allá de los primeros Tudor -una lista que contenga, digamos, quinientos nombres- y que usted pueda recorrer los libros de historia, las biografías y enciclopedias y conocer los pormenores de las vidas de todos y cada uno de ellos, excepto uno, el más famoso, el más popular, el más ilustre -con ventaja- de todos ellos: ¡Shakespeare! Se pueden averiguar los detalles de las vidas de todos los célebres clérigos de la lista, todos los afamados dramaturgos, comediantes, cantantes, bailarines, oradores, jueces, abogados, poetas, historiadores, biógrafos, editores, inventores, reformistas, estadistas, generales, almirantes, descubridores, boxeadores, asesinos, piratas, conspiradores, jinetes, tramposos, avaros, estafadores, exploradores, aventureros de tierra y mar, banqueros, financieros, astrónomos, naturalistas, demandantes, impostores, químicos, biólogos, geólogos, filólogos, presidentes de universidades y profesores, arquitectos, ingenieros, pintores, escultores, políticos, agitadores, rebeldes, revolucionarios, patriotas, demagogos, payasos, cocineros, monstruos, filósofos, ladrones, salteadores de caminos, periodistas, médicos, cirujanos – usted puede revisar las biografías de todos ellos menos uno. Sólo uno – el más extraordinario y el más célebre de todos ellos: ¡Shakespeare!

shakespeare_twain
1ª edición: Harpers 1909

Todos los tratados sobre Shakespeare -o Gulielmus Shakspere, como figura en su partida de bautismo (1564) en la parroquia de Stratford-upon-Avon, o Shaxpere en el acto de su boda a los 18 años, o bien Shagspere en otros momentos, hasta su defunción, que pasó inadvertida para sus coetáneos, sin verse acompañada de una simple elegía- dejan sin cubrir un período de oscuridad durante el cual poco o nada se sabe de sus progresos en el arte dramático y la poesía, que debieron ser fulgurantes, tratándose de un hombre sin apenas estudios -nada más que los realizados en un colegio de pueblo, con escasos recursos y mediocres maestros- y que hablaría en un dialecto muy distinto al de la corte que difícilmente podía ayudarle a desarrollar el talento necesario para construir el complejo y extenso entramado literario que sustenta El rey Lear, Macbeth, El mercader de Venecia, Sueño de una noche de verano o La Tempestad, con un repertorio léxico que llega a duplicar al del propio Milton. El enigma se hace más profundo cuando se analizan las escasas firmas manuscritas que se conservan de él -seis en total, con diferentes ortografías- y que, al parecer, revelan que, o copiaba la firma, como se copia un dibujo, o alguien le guiaba de la mano al trazar las letras.

shakespeare_firma
Firma autógrafa de Shakespeare

Por otra parte, la proverbial cicatería de Shakespeare resulta irreconciliable con su prosperidad como comediógrafo; por un lado se dedicaba supuestamente a escribir comedias y dramas de insuperable calidad, además de representarlas en los duros tiempos en los que la peste diezmaba las calles de Londres, aunque no hay constancia de que actuase como protagonista de sus propias obras-; y por otro se le podía ver comprando malta, tal vez para montar un negocio cervecero, actuando de prestamista, reclamando al municipio el importe de un par de litros de vino que había entregado a un vicario, una deuda de dos chelines. Además, y en contra de toda lógica, un empresario como Shakespeare jamás se ocupó de la publicación y venta de sus obras, tanto si las escribió él como si lo hicieron otros, la mayoría de las cuales vieron la luz de forma anónima; ni siquiera su testamento recoge la transmisión de sus valiosas posesiones literarias (bien es verdad que en aquellos tiempos los escritores transferían la propiedad de sus obras a las compañías teatrales), aunque no olvidó mencionar un cuenco de plata bañada en oro y hasta su cama favorita. En concreto, el testamento de Shakespeare contenía las siguientes voluntades, que parecían haber sido improvisadas en los últimos momentos de su vida o cuando el autor se hallaba en estado de inconsciencia o incapacidad mental, omitiendo de su vida que a nadie podían haber pasado desapercibidos:

A su hija Judith le entregó £100 libras esterlinas y una reserva de otras £50 a condición de que renunciase a cualquier demanda relativa a la casita de Chapel Lane que Shakespeare había comprado con anterioridad. También le concedió £150 si alcanzaba tres años más de vida, aunque su marido no podría reclamar derecho alguno a la citada propiedad a menos que contribuyese con otras tantas £150. Si Judith no alcanzaba a vivir esos tres años, las £150 irían a parar a la nieta de Shakespeare, Elizabeth Hall. A Judith le donó un cuenco de plata. A su hermana Joan Hart le concedió £30, permitiéndole seguir, con una renta nominal, en la casa orientada a Poniente ,de las dos que poseía en la calle Henley y que Shakespeare había heredado de su padre en 1601. A sus tres sobrinos, hijos de Joan, les entregó 5 libras. A su nieta Elizabeth le correspondió toda la vajilla de plata, excepto la escudilla cedida a Judith. Asimismo concedió £10 para repartir entre los pobres de Stratford. A sus amigos les entregó su espada y varios objetos de menor entidad. A su amigo de toda la vida, Hamnet Sadler, le mencionó para que adquiriese un anillo memorial. A sus amigos John Hemynges Richard Burbage y Henry Cundell les donó 26 chelines y 8 peniques para que también se comprasen anillos. Respecto a su esposa Anne, sólo la menciona Shakespeare para donarle “su segunda mejor cama”. No obstante, de acuerdo con la Ley Civil, a Anne le correspondía el derecho a reclamar para sí un tercio de todos los bienes y residencia en usufructo en New Place mientras viviese. A su hija Susanna y a su yerno Dr, John Hall les cedía “el resto de mis pertenencias, bienes, alquileres, vajillería, joyas y ajuar doméstico, una vez satisfechas sus deudas, tasas testamentarias y gastos funerarios.” Fue John Hall quien acompañó y trató médicamente a Shakespeare en los últimos días de su vida.

Algunos de sus contemporáneos ni mencionan al dramaturgo entre los actores más afamados de la época; Edward Alleyn (1566-1626), actor y director de una compañía de teatro, y su suegro, el capitalista Philip Henslowe, que, según se puede leer en sus diarios de 1592 a 1602, se dedicó a comprar y vender obras dramáticas, llegando a dirigir la compañía de la Reina y la del Príncipe, simplemente le ignoran. Habida cuenta que toda pieza literaria refleja la imagen de su autor, como creen Charlton Ogburn, polemista anti-shakespeariano, Samuel Butler, Wallace Stevens, Edward Albee y Anatole France, entre otros, es destacable la nula proyección del rostro del hombre de Stratford sobre las obras del autor conocido como Shakespeare, cuyos rasgos artísticos son privativos de un erudito aristócrata, no de un actor sin fama y escritor sin nombre.

Hace tiempo que corre la sospecha de que Edward de Vere, conde de Oxford, Ben Johnson, Christopher Marlowe o Francis Bacon pudieron esconderse bajo la máscara de Shakespeare. El que más posibilidades ofrece como verdadero autor de las obras del dramaturgo más afamado de la literatura universal es Francis Bacon, canciller de Jacobo I, abogado del conde de Essex, presunto hijo ilegítimo de la reina Isabel y del conde de Leicester, y hermético personaje consagrado tal vez al servicio de una hermandad esotérica. Bacon fue una figura de gran potencia intelectual, perfectamente capaz de trenzar el verso libre con conocimientos enciclopédicos, mensajes crípticos y combinaciones acrósticas dirigidas a los iniciados en la doctrina de una institución invisible, aunque bien extendida en la época: la rosacruz.

bacon_sir_francis
Francis Bacon

No resulta fácil encontrar razones que hagan coincidir en la misma persona dos formas tan dispares de expresar el pensamiento y las pasiones humanas como, por un lado, los Ensayos de Bacon -escritos con estilo pausado, frío, controlado-, y, por otro, las comedias de Shakespeare, cargadas de viveza y espontaneidad. Sin embargo, las alusiones a una fraternidad están dispersas aquí y allá a lo largo de la producción dramática de este último; o al menos eso es lo que han creído descubrir investigadores como Dodd (c. 1936).

Así, en Measure for Measure (Acto III, escena última), un personaje se identifica como “un hermano de una graciosa orden procedente del mar” -probablemente una sociedad secreta-.

ESCALUS.
Of whence are you?

DUKE.
Not of this country, though my chance is now
To use it for my time: I am a brother
Of gracious order, late come from the see

In special business from his holiness.*

En Enrique V, Acto I, escena 2, el arzobispo de Canterbury se refiere a “los cánticos de los constructores mientras levantan tejados de oro”.

They have a king and officers of sorts,
Where some, like magistrates, correct at home,
Others like merchants, venture trade abroad,
Others, like soldiers, armed in their stings,
Make boot upon the summer’s velvet buds,
Which pillage they with merry march bring home
To the tent-royal of their emperor;
Who, busied in his majesty, surveys
The singing masons building roofs of gold,

Y en La Tempestad (Acto I, Escena 2), Miranda, hija de Próspero, nos sorprende al expresarse de forma incomprensible: “You have often/Begun to tell me what I am, but stopp’d,/And left me with a bootless inquisition,/Concluding, ‘Stay, not yet’.”

MIRANDA
You have often
Begun to tell me what I am, but stopp’d
And left me to a bootless inquisition,
Concluding ‘Stay: not yet.’

Se observa una extraña coincidencia en la combinación de las letras iniciales de los tres últimos versos.

El Acto IV de La Tempestad menciona determinados trabajos de iniciación, difícilmente interpretables para los profanos.

ARIEL
Before you can say ‘come’ and ‘go,’
And breathe twice and cry ‘so, so,
Each one, tripping on his toe,
Will be here with mop and mow.
Do you love me, master? no?

PROSPERO
Dearly my delicate Ariel. Do not approach
Till thou dost hear me call.

ARIEL
Well, I conceive.

Y en All’s Well that Ends Well (Acto II, escena 3), las referencias a “todos los sabios y auténticos compañeros” y a Paracelso son directas.

PAROLLES.
So I say; both of Galen and Paracelsus.

LAFEU.
Of all the learned and authentic fellows,–

PAROLLES.
Right; so I say.

Se ha querido, pues, relacionar a Shakespeare con un rito iniciático, al encontrarse pasajes en los que se alude al fundador del templo, a la logia, a la venerable sociedad, a los hombres del mandil, a los hermanos, al venerable maestro, al guardián exterior, a la conducta bajo la escuadra y la regla o a la preparación del candidato, intentando probar así que Shakespeare -o el hombre de letras que se ocultaba tras él- poseía un profundo conocimiento de las escuelas filosóficas de la época.

Esta hipótesis contiene todos los ingredientes para hacerla inverosímil, sobre todo a los ojos de los especialistas, pero plantea la necesidad de encontrar pruebas concluyentes que resuelvan el misterio de un hombre que, según Ben Jonson, que le conocía bien, apenas aprendió en la escuela “un poco de latín y menos griego“, que en pocos años se convirtió en un actor culto, políglota e ídolo de las multitudes, y que, sorprendentemente, murió sin haber mostrado interés en publicar una sola de sus obras, con la excepción de Venus y Adonis y El rapto de Lucrecia. Entre la fecha de su muerte (1616) y la de Bacon (1626) bien pudieran sus amigos haber aprovechado la ocasión para asignarle una autoría que, en el caso de éste último, hubiera significado una ocupación peligrosa e inadmisible en un mundo codificado y claustrofóbico, en un siglo considerado después como uno de los depósitos históricos más apasionantes de la civilización occidental.

El lector interesado en las teorías arriba expuestas y que tenga la oportunidad de visitar las viejas librerías que rodean Covent Garden en Londres, además de pasar una mañana entretenido, puede que encuentre algunas rarezas, como los libros de James Spedding, The Life and Letters of Francis Bacon III, 153 (1868), Alfred Dodd Shakespeare, Creator of Freemasonry (1937) y The Secret Shake-speare (1941), William F. Friedmann & E.S. Friedmann, The Shakespearean Ciphers Examined (1957), Frank W. Wadsworth, The Poacher from Stratford (1958), G. Tappan & R. Bentley,  Shakespeare Cross Examination (1961) y H.N. Gibson, The Shakespeare Claimants (1962). Existen otras versiones sobre la autoría de la obra de Shakespeare; por ejemplo, las que la atribuyen a Frances Bacon, Lord Rutland, William Stanley, Edward de Vere y a otros personajes de la época. Véanse, por ejemplo, D.W. Driver, The Bacon-Shakespeare Controversy (1960), E.D. Johnson, Frances Bacon’s Maze (1961), Delia Bacon, The Philosophy of the Plays of Shakespeare Unfolded (1857), G. Connes, Le Mystère Shakespearien (1926) (trad. inglesa, The Shakespeare Mystery, 1927), C. Demblon, Lord Rutland est Shakespeare (1913), Abel Lefranc, Sous le masque de Shakespeare, William Stanley VIe comte de Derby (1919), Thomas Looney, Shakespeare Identified as Edward de Vere, 17th Earl of Oxford (1920), Bertram G. Theobald, Exit Shakespeare (1931), D. Noop et al., Early Masonic Pamphlets 1945), G.G. Greenwood, The Shakespeare Problem Restated (1908), Charlton Ogburn, The Mysterious William Shakespeare (1983), Warren Hope, The Shakespeare Controversy (1992) y, por no alargarlo demasiado, las disputas académicas vertidas a través de internet. En ellas se pueden encontrar algunas de las claves que ayudan a interpretar las intermitencias de la ruta de Shakespeare, aunque quedemos sumidos en la más absoluta perplejidad.

**********

Últimas voluntades y testamento de William Shakespeare

(reproducido del original manuscrito, incluyendo correcciones hechas a mano)

Vicesimo Quinto die Januarii Martii Anno Regni Domini nostri Jacobi nucn Regis Angliae etc decimo quarto & Scotie xlixo Annoque Domini 1616

Testamentum
Willemi Shackspeare
Registretur

In the name of god Amen I William Shackspeare of Stratford upon Avon in the countrie of Warr’ gent in perfect health and memorie god by praysed doe make and Ordayne this my last will and testament in manner and forme followeing that ys to saye first I Comend my Soule into the hands of god my Creator hoping and assuredlie beleeving through thonelie merittes of Jesus Christe my Saviour to be made partaker of lyfe everlastinge And my bodye to the Earthe whereof yt ys made. Item I Gyve and bequeath unto my sonne in Law and Daughter Judyth One Hundred and fyftie pounds of lawfull English money to be paied unto her in manner and forme follewing That ys to saye One Hundred Poundes in discharge of her marriage porcion within one yeare after my deceas with consideracion after the Rate of twoe shillinges in the pound for soe long tyme as the same shalbe unpaid unto her after my deceas & the fyftie pounds Residewe therof upon her surrendering of or gyving of such sufficient securitie as the overseers of this my will shall like of to Surrender or graunte All her estate and Right that shall discend or come unto her after my deceas or that she nowe hath of in or to one Copiehold tenemente with theappertenances lyeing & being in Stratford upon Avon aforesaied in the saide countie of warr’ being parcell or holden of the mannor of Rowington unto my daughter Susanna Hall and her heires for ever. Item I gyve and bequeath unto my saied Daughter Judyth One Hundred and ffyftie Poundes more if shee or Anie issue of her bodie Lyvinge att thend of three yeares next ensueing the daie of the date of this my will during which tyme my executors to paie her consideracion from my deceas according to the Rate afore saied. And if she dye within the saied terme without issue of her bodye then my will ys and and I doe gyve and bequeath One Hundred Poundes therof to my Neece Eliabeth Hall and ffiftie Poundes to be sett fourth by my executors during the lief of my Sister Johane Harte and the use and proffitt therof cominge shalbe payed to my saied Sister Jone and after her deceas the saied L li shall Remaine Amongst the childredn of my saied Sister Equallie to be devided Amongst them. But if my saied daughter Judith be lyving att thend of the saeid three yeares or anie issue of her bodye then my will ys and soe I devise and bequeath the saied Hundred and ffyftie poundes to be sett out by my executors and overseers for the best benefit of her and her issue and the stock not to be paied unto her soe long as she shalbe marryed and Covert Baron by my executors and overseers but my will ys that she shall have the consideracion yearelie paied unto her during her lief and after her deceas the saied stock and condieracion to bee paid to her children if she have Anie and if not to her executors or Assignes she lyving the saied terme after my deceas provided that if such husbond as she shall att thend of the saied three yeares by marryed unto or attain after doe sufficiently Assure unto her and thissue of her bodie landes answereable to the portion gyven unto her and to be adjudged soe by my executors and overseers then my will ys that the saied CL li shalbe paied to such husbond as shall make such assurance to his owne use. Item I gyve and bequeath unto my saied sister Jone XX li and all my wearing Apprell to be paied and delivered within one yeare after my deceas. And I doe will and devise unto her the house with thappurtenances in Stratford where in she dwelleth for her naturall lief under the yearelie Rent of xiid Item I gyve and bequeath unto her three sonnes William Hart—Hart and Michaell Harte ffyve pounds A peece to be payed within one yeare after my decease to be sett out for her within one yeare after my deceas by my executors with thadvise and direccons of my overseers for her best proffitt untill her marriage and then the same with the increase thereof to be paied unto her. Item I gyve and bequath unto her the said Elizabeth Hall All my Plate (except my brod silver and gilt bole) that I now have att the date of this my will. Item I gyve and bequeath unto the Poore of Stratford aforesaied tenn poundes; to Mr Thomas Combe my Sword; to Thomas Russell Esquier ffyve poundes and to ffrauncis collins of the Borough of Warr’ in the countie of Warr’ gent. thriteene poundes Sixe shillinges and Eight pence to be paied within one yeare after my deceas. Item I gyve and bequeath to mr richard Hamlett Sadler Tyler thelder XXVIs VIIId to buy him A Ringe; to William Raynoldes gent XXVIs VIIId to buy him a Ringe; to my godson William Walker XXVIs VIIId in gold and to my ffellowes John Hemynges, Richard Burbage and Heny Cundell XXVIs VIIId A peece to buy them Ringes. Item I Gyve Will Bequeth and Devise unto my Daughter Susanna Hall for better enabling of her to performe this my will and towardes the performans thereof All that Capitall Messuage or tenemente with thappertenaces in Stratford aforesaid called the newe plase wherein I now Dwell and two messuags or tenementes with thappurtenances scituat lyeing and being in Henley Streete within the borough of Stratford aforesaied. And all my barnes, stables, Orchardes, gardens, landes, tenementes and herediaments whatsoever scituat lyeing and being or to be had receyved, perceyved or taken within the townes and Hamletts, villages, ffieldes and groundes of Stratford upon Avon, Oldstratford, Bushopton and Welcombe or in anie of them in the saied countie of warr And alsoe All that Messuage or tenemente with thappurtenances wherein one John Robinson dwelleth, scituat, lyeing and being in the blackfriers in London nere the Wardrobe and all other my landes tenementes and hereditamentes whatsoever. To Have and to hold All and singular the saied premisses with their Appurtenances unto the saied Susanna Hall for and during the terme of her naturall lief and after her deceas to the first sonne of her bodie lawfullie yssueing and to the heiries Males of the bodie of the saied Second Sonne lawfullie yssyeinge and for defalt of such heires Males of the bodie of the saied third sonne lawfullie yssye ing And for defalt of such issue the same soe to be Reamine to the ffourth sonne, ffythe, sixte and seaventh sonnes of her bodie lawfullie issueing one after Another and and to the heires Males of the bodies of the saied ffourth, ffythe, Sixte and Seaventh sonnes lawfullie yssueing in such mamer as yt ys before Lymitted to be and remaine to the first, second and third Sonns of her bodie and to their heires males. And for defalt of such issue the saied premisses to be and Remaine to my sayed Neede Hall and the heires Males of her bodie Lawfully yssueing for default of…such issue to my daughter Judith and the heires of me the saied William Sahckspere for ever. Item I gyve unto my wief my second best bed with the furniture; Item I gyve and bequeath to my saied daughter Judith my broad silver gilt bole. All the rest of my goodes Chattels, Leases, plate, jewles and Household stuffe whatsoever after my dettes and Legasies paied and my funerall expences discharged, I gyve devise and bequeath to my Sonne in Lawe John Hall gent and my daughter Susanna his wief whom I ordaine and make executors of this my Last will and testament. And I doe intreat and Appoint the saied Thomas Russell Esquier and ffrauncis Collins gent to be overseers herof And doe Revoke All former wills and publishe this to be my last will and testament. In witnes whereof I have hereunto put my Seale hand the Daie and Yeare first above Written.

Witness to the publishing hereof: Fra: Collyns, Juilyus Shawe, John Robinson, Hamnet Sadler, robert Whattcott.

By me William Shakespeare

Probatum coram Magistro Williamo Byrde legum doctore Commissario etc xxiido die mensis Junii Anno domini 1616 Juramento Jahannis Hall unius executorum etc. Cui etc de bene etc Jurati Reservata potestate etc Sussane Hall alteri executorum etc cum venerit etc petitur.

Inventarium exhibitum.


* En los glosarios académicos suele interpretarse la palabra “brotherhood” como “trading company”, es decir, compañía de comercio, no hermandad. Por consiguiente, “brother” no equivale a “hermano”, sino a “comerciante”.


Fecha de actualización: 13 diciembre 2010

Artículos relacionados de Sociedades secretas